miércoles, 22 de octubre de 2008

RECORRIENDO AFRIKA (Capitulo IV)



Seguimos con el relato de Carlitos... (los capítulos anteriores los encontrarás con la etiqueta de "viajes")




"...El viaje a tafraoute, situado en pleno antiatlas fue de de 4 días. El sitio es la ostia pues es un paisaje de roca lunar grandísimo solo que salpicado de oasis de palmera y pueblos de barro, hubo excursión en bici y alojamiento en RIAD típico. El ultimo día nos fuimos al oasis de Afella ighir (cerquita de argelia) y para variar nos metimos por un camino que en el mapa venia como para 4x4, esta vez la ruina nos salio bien y circulamos por pista a través de valles de palmeras, cada vez que acababa un valle siempre aparecia otro parecía que nunca acababa, después de 15km de los 50 posibles nos salimos del oasis y emprendimos el camino de vuelta a través de desierto de roca, un contraste alucinante.
La excursión a marraquesh estuvo bien para cambiar de aires pero resulto un poco agobiante por como se las gasta el personal allí. Curioso de visitar pero pa una y no mas Nicolás. Y la carretera Agadir-Marrakesh un infierno, a ver si acaban la autopista ya hombre. De vuelta parada en taghazout y bañazo épico en Boilers con offshore y olas de entre 1 y 2 metros, si si estabas surfeando tranquilamente un metro y de repente el troncho enorme barría a la peña. También hubo una sesión enorme en killers de 2.5 marea subiendo y 7 jipis en el agua. Los jipis se fueron saliendo y la ola rompiendo prácticamente en las cuevas de los acantilados, cuando me di cuenta me habían dejao con un israelita na ma, hijos de puta y con esos olones, salí escopetao. Eso si, no antes de haberme cubierto de gloria con 2 bajadones para cagarse. Hay que destacar que la policía vino a echar todas las furgonetas de la playa y que al final acabaron con nosotros de barbacoa comiendo pinchitos de pollo y hasta los llevamos a su casa.
Tocaba volver a ifní a recoger a Guille y tirar para abajo que ya iban 2 meses de viaje y estabamos en ifní todavía, de arte eso si, pero en ifni. Pronto se nos acabaria también la visa así que había que moverse. Hacia poco que se habían cargado a la familia de franceses en Mauritania, y un atentado contra la embajada de Israel. Los moritos a lo que preguntaras por bajar a Mauritania decían que estábamos locos que allí gente peligrosa, armada y tal y cual, la madre de oscar el ifneño igual. Y yo digo la gente porque coño habla de lo que no sabe y dicen las paridas que ven en la tele, hombre Marruecos no es pero tampoco lo que se vende por ahí.
En ifni durante los últimos días conocimos a una holandesa Didi que había venido con sus padres, estuvo a gusto con nuestra compañía y decidió volver. Al final tras un poco de debate se vino con nosotros dirección Mauritania.
El camino hacia el sur a través del desierto era largo pero la carretera estaba realmente bien, cruzamos kilómetros del interminable hamada, desierto d de piedras. Antes de llegar a Layounne empezaron a extenderse dunas de arena hasta el horizonte. Cada pocos kilómetros nos paraba la policía, ficha de control para ver quienes somos, a donde vamos y tenernos controlaitos. Una pesadilla nos pudieron parar 15 veces. Pasamos Layounne y borjour alternando kilómetros de dunas con kilómetros de piedra. Después de mas de mil kilómetros desde sidi ifni llegamos a Daklha, ciudad situada de en un enclave precioso con el mar a ambos lados y en medio del desierto. Pasamos unos días en el festival de música de daklha, si aunque parezca increíble había un festival aquí, este era el 2 año que lo celebraban. Aquí disfrutamos de algunas buenas sesiones en points breaks de derechas, pero la suerte no estaba de nuestro lado, puesto que, venia un swell gordo pero llegaba al día siguiente de cuado acababa nuestra visa, no pasa nada lo pillaremos en Mauritania.
En daklha también conoceríamos a un ingles traficante de alcohol y hachis que se ponía las botas en esas latitudes. Un día sin olas saliendo a mariscar también me encontré una cometa de kite de 11 metros. Tras una semana llegaba la fecha y teníamos que partir hacia Mauritania, en el mapa parece que esta al lado de daklha, pero en realidad faltan 400 km para el borde de absoluta nada con muchos cartelitos de danger mines. En el camino hicimos una par de paradas en busca de points ocultos pero no fueron fructíferas. He de aclarar que llevaba todo el viaje interrogando pescadores que habían trabajado en Daklha sobre si veían olas, gente con tablas y sin velas... y todo me indicaba que si. Siempre miraba la predicción de esta zona y os puedo decir que durante un mes hubo olas a diario y offshore, eso si después hubo otro mes de swell de viento y nortada.
En el último hotel antes de la frontera la gente diciendo eso dormir bien que ya no vais a ver un sitio así hasta la vuelta (que afán de hablar de lo que no se sabe)
Conocimos unos alemanes que venían de Ghana y e habían llevado para fumar por toda Africa y sin problemas, les escuchamos y craso error. Menos mal que justo antes de llegar a la frontera dije eso no se esconde en ningún lugar o va en el cuerpo humano o no viene. Lo primero con que nos encontramos nada mas llegar a la frontera es a un par de Gendarmes que nos dicen ¿beer? no no tenemos, vale pues cuando selles los pasaportes nos vemos aquí (hijo de puta). Para empezar te hacen 3 registros policía, aduana y gendarmería. Yo ya estaba viendo la tragedia, con la policía y la aduana muy bien, nos echaron los perros y resultado negativo había uno que incluso hablaba español y se porto muy bien con nosotros. Ahora venia el gendarme de las birritas, bueno se que lleváis algo así que dádmelo y no pasa nada ahora como lo busque y lo encuentre el responsable eres tu (un servidor). Yo he trabajado en la frontera de Tánger y se que lleváis ¿que coño hacéis ustedes sin fumar en Mauritania?, Si no me lo dais voy a bajar todo lo que haya en el furgoneta hasta que lo encuentre y sino lo encontrare en ustedes. Acojone interior, me cago en sus muertos. Empieza a sacarlo todo y empieza a encontrar papeles, boquillas, librillos, pedrolas y hasta una chusta en el rail de la puerta. A cada hallazgo decía ummm, pistas. Coge una pedrola y me dice: ¿esto que es? le digo eso se abra caído de cuando hemos fumao en Marruecos y no lo sabíamos, pero le juro que no fumamos. Y ¿puede ser que llevéis 1 kilo o 2 y no lo sepáis? que va hombre si somos deportistas. Después de una hora larga y el nota sudando la gota gorda toca el cambio de turno y acaba desistiendo, salimos de allí que no nos lo creíamos, habíamos vuelto ha nacer. Pero todavía tendríamos que volver varias veces más en los próximos días."




Continuará...