jueves, 3 de enero de 2013

POWER WAVE POOL

La tan deseada ola artificial va mejorando. Las condiciones perfectas, que tanto trabajo cuesta encontrar en el mar, se pueden conseguir en piscina. Claramente es difícil reproducir la fuerza del mar y las cambiantes olas que se producen. Dependemos de los vientos, de los fondos marino, de la marea, de la dirección de los swells, de la fuerza de estos, etc, etc. Se minimizan las variables y se establece un patrón estable para la práctica de este deporte.
Todo esto influye claramente en la esencia del surf y en la adicción que produce, pero también es evidente que nunca podrá sustituir al surf en la naturaleza, donde además de las olas nos indexamos en el paisaje, el momento del día, las gentes del lugar, etc.
El surf no es solamente el momento de la ola, sino todo el complejo proceso que realizamos desde que vemos las previsiones meteorológicas.
Aún así el atractivo de disponer de una ola, como el que tiene hora en el gimnasio no deja de ser una idea atractiva, aunque solo lo contemplemos, como lugar de aprendizaje o entrenamiento antes de salir al mar.