lunes, 5 de septiembre de 2011

AUNQUE PAREZCA QUE NO PASA NADA...

La pasada semana hemos podido seguir en directo las evoluciones de la prueba de TEAHUPOO, donde KELLY SLATER ha vuelto a demostrar que sigue peleando en primerísima fila.
Algunos de los días del campeonato, esta espectacular y terrorífica ola ha hecho honor a su leyenda con unos gigantescos e imposibles tubos.
Estamos tan acostumbrados a ver tantas brutalidades de este tipo, con caídas impresionantes, que parece que no pasa nada. Vemos a los pros tirarse a cualquier cosa y caerse de cualquier cosa, y salir nadando como si fueran caídas normales.
No todos tienen la misma surte y la verdad que se te ponen los pelos de punta nada más de pensarlo. Este es el caso de KEALA KENNELLY  que después de su caída en esta monstruosa ola quedó tal y como podéis ver en la foto.