miércoles, 8 de agosto de 2012

SALINAS: LA GLOBALIZACIÓN

He tenido la suerte de asistir en los últimos años al Festival de Longboard de Salinas y su transformación año tras año es más que evidente.
Tanto en el aspecto profesional, como en el aspecto de visitante o aficionado, las dimensiones de este evento se han multiplicado, traspasando la frontera del mero acontecimiento deportivo-festivo original.
He coincidido, también varias veces con Pepe Hevia, organizador del evento, y hemos comentado sobre algunos aspectos del Festival, y las verdad, me quito el sombrero ante la organización, por conseguir este éxito de participación en los tiempos que corren.
Pero esta globalizacion del evento, trae consigo voces críticas, que con razón o sin ella, alimentan los foros y las redes sociales.
Es verdad que hoy, el longboard pertenece a una minoría, que posiblemente no sería capaz de soportar semejante evento, por lo que la idea original queda como una mera escusa para mover a grandes masas a la fiesta, que por otro lado se ha convertido en el acontecimiento festivo por excelencia de la localidad, Salinas.
Sobre gustos no voy a entrar, y entre las críticas podemos resumir que todo lo que antes estaba enfocado al surfer, como los conciertos, las exposiciones de tablas, e incluso los esponsors, se van orientando a la masa. Los conciertos de grupos surferos, han cambiado por El sueño de Morfeo, las carpas de exposición se han convertido en un mercadillo de playa donde todo vale, las  pequeñas terrazas que servian de lugar de encuentro se han ampliado para dar cabida al nuevo público, y donde los tabloneros se diluyen en la masa global.

En algunos de sus post, Pepe comenta:
"...Se nos criticó que siendo un evento de long, sorteáramos tres tablas. Las papeletas valían un euro y dimos además dos trajes de surf así como 30 regalos más pero de menor valor. La verdad es que nada me hubiera gustado más que dar varios tablones pero desafortunadamente la crisis hizo que las marcas no pudieran donar ninguno y la pasta solo nos dió para que Slash nos regalara uno, que se lo agradecemos sinceramente y nos dejara dos a muy buen precio los otros dos. Pero yo no conozco muchos sitios donde sorteen tres tablas la verdad. El año pasado sorteamos 4 o 5, era un año de vacas gordas."

Desgraciadamente cualquier cosa que se organice va a estar sometida al juicio popular, como no podia ser de otra manera y además hoy día tenemos la facilidad de tener un "feed back" inmediato a través de las redes sociales. 

En algunas de las contestaciones a estas Pepe comenta:
"... Y por último hablemos claro. ¿Por dónde me vienen las críticas? Pues muy sencillo. Para algunos tabloneros Salinas debe ser sólo y ante todo un evento de long en el que deben primar los tabloneros y sobra la demás gente. No pintan nada conciertos que atraigan a los demás, deben venir solo conciertos que tengan que ver con el surf, debe haber proyecciones de surf, ambiente de surf, solo tiendas en el paseo de long y la gente del surf, todo lo demás sobra.
Vale, el problema es que lo organizamos Cesar y yo y no lo vemos así, pasamos de que esto sea de un grupo y nos gusta abrirlo a todo el mundo, que sea una fiesta para el pueblo de Salinas y programamos cosas para todos. Los tabloneros (algunos) se rayan y ses olvidan que su principal virtud era ver el vaso medio lleno y no se dan cuentta de que: Tres días de longskate,tres zonas de acampada con sus baños aunque esto sea Salinas donde no se acampa nunca,Tres días de conciertos de todo ,Hubo 3 competiciones de long,Una rampa de skate
tipo,surf infantil (2 días),Actividades para niños (3 días),fabadona,,fotona,Olazas casi todos los días
Todo gratis, solo paga quien compite y son 35 € lo mismo que hace 10 años.
Etc etc etc etc.
Si todo esto no sirve porque vienen los del pueblo eso es algo que no va a cambiar nunca porque esto lo organiza el pueblo de Salinas y son ellos los que tb lo tienen que disfrutar. Os abren las puertas de par en par y no es justo entrar y decir, vale, pero cierra cuando entre y no pases. Es mi opinión. No obstante no hay verdades absolutas y entiendo que debo velar por mantener esa esencia que nosotros creamos para que no se pierda, tomamos nota que este año no hemos sabido mimar a nuestra gente, hemos mimado más a otros
."



Contentar a todos es difícil, pero no está mal recordar un poco como están las cosas en otros festivales, donde acuden muchos de los incondicionales de Salinas y que no cuestionan,
"...En el festival de Noosa la inscripción es de 75 dolares por persona y si es por equipo 300 dolares, todo el mundo paga, TODO EL MUNDO y nadie protesta. En el festival había categorías de todo hasta de su con perro y los pros, Harrison Roach, Jared Mell, Chonaski o como se llame se apuntaban a clásico, a moderno, surfeaban con tablas modernas, con alaias y allí nadie se rasgaba las vestiduras, era competición pura, con una quilla, con tres, sin quillas.
Ben Skiner

Alberto fernandez
Nada persiste en el tiempo sin evolucionar, a todos nos gustaría tener los picos solitarios y mantener el espíritu surfero intacto, pero todo cambia con los años.
La realidad de todo evento es que cuesta dinero, mucho dinero, y mucho esfuerzo, normalmente no compensado económicamente. Queremos que vengan los mejores longboarders, los mejores conciertos, los mejores regalos, los mejores jueces, etc, etc, y que para costear todo esto es necesaria la financiación que solo la otorgan los sponsors, que a cambio necesitan repercusión, y nos guste o no, seguimos siendo minoría, aunque la imagen que proyectamos encandile al resto de la sociedad y sirva de reclamo a las masas.